Over 10 years we help companies reach their financial and branding goals. Engitech is a values-driven technology agency dedicated.

Gallery

Contacts

411 University St, Seattle, USA

engitech@oceanthemes.net

+1 -800-456-478-23

Uncategorized

Homeopatia 3

HISTORIA DE LA MEDICINA HOMEOPATICA
DR. JAIME GUTIERREZ A.

La ley de semejantes es bastante antigua. Desde Homero, quien cita en alguno de sus poemas que Teléfo, Rey de Misia, fue herido por Aquiles en un pie y como no sanaba con los cuidados de sus médicos griegos se consultó al Oráculo y este dijo que sólo sanaría si se le aplicaba en la herida la misma lanza que la había producido. Llevado frente a las murallas de Troya, donde estaba Aquiles, se le aplicó su lanza y el Rey sanó. (El relato data de 900años A.C.).
Por esas épocas en China ya se usaban reptiles e insectos venenosos desecados y molidos para curar envenenamientos y se colocaban costras de pústulas variolosas en las narinas de los niños para prevenirlos de la viruela.
440 años A.C. Empedocles enuncia que la similitud y la afinidad son leyes.
Hipócrates de Cos, el “Padre de la medicina” (460 A.C.), quien reconoció y usó los principios de similitud y de contrarios enunció: “Úsense los semejantes para las enfermedades de causa desconocida y los contrarios para los de causa conocida”. En el año 400 A.C. escribió: “La enfermedad se produce por los semejantes y mediante los semejantes que se dan el paciente vuelve de la enfermedad a la salud. Así, lo que produce la estranguria que no existe cura la estranguria que existe; la tos, lo mismo que la estranguria, es originada y curada por la misma cosa”.
Mitrídates, General persa, por el año 334 A.C., daba a sus soldados pequeñas cantidades del veneno mortal con el que se impregnaban las puntas de las flechas, con lo cual obtenía una adaptación gradual (Inmunidad) a sus efectos.
En el siglo II, el médico chino Roa Tro, practicó una medicina basada en los semejantes y en dosis mínimas.
En la biografía del santo San Juan de Ciro, de Alejandría, se lee el milagro que hizo por el año 9 de la persecución de Diocleciano, con Teodoro, al que curó de un grave mal intestinal “haciéndole comer carne y veneno de escolopendra”, por que tuvo la visión de que  Teodoro había sido envenenado de aquel animal. El biógrafo comenta: “El santo no curó el contrario con el contrario, como lo hace el médico ordinario, sino el semejante con el uso del semejante”.
Paracelso, el discutido médico, químico, filósofo y teólogo (1493-1541), hablaba en Basilea, en su clase de Filosofía Natural, de la semejanza entre el hombre y el universo, del “microcosmos” con el “macrocosmos”... y “que estas relaciones de analogía debían estudiarse al detalle, sin lo cual no se comprendería la “Anatomía de las cosas” y sus relaciones con las del hombre.  Dijo: “entonces la medicina hallará concordancia, la concordancia de la anatomía de los seres y de las enfermedades, que son semejantes y se relacionan entre sí. De este modo lo semejante corresponde a lo semejante”.
En el siglo XVI, Van Helmont, célebre médico Belga y profesor de la Universidad de Lovaina, defendió la doctrina vitalista y rechazando la ley de los contrarios dejándose conducir por la ley de los semejantes.
En el siglo XVII el alquimista Rhumelius se expresaba así: “...y el semejante será vencido por el semejante, a pesar de los enemigos de la verdad que no quieren oír nada y se conforman con errar como los ciegos”.

Author

admin

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× -